R.C. ADMINISTRADORES Y ALTOS CARGOS / Jociles Seguros

Seguro de Responsabilidad Civil de Arministradores y Altos Cargos.-

     La reforma del Código Penal , que entró  en vigor el pasado 1 de julio,  determina que las empresas españolas, independientemente del tamaño de las mismas, son “penalmente responsables” cuando se han cometido delitos “en nombre o por cuenta de estas”, tanto de forma directa como indirecta.

La Ley extiende la responsabilidad de estas acciones a directivos, empleados e, incluso, colaboradores y establece un sistema de sanciones que puede concluir en la disolución de la Empresa.

Ya, son innumerables los casos que cada día podemos leer en la prensa en la que Administradores y Directivos se ven envueltos en reclamaciones, habiendo además ya numerosas sentencias condenatorias en las que los Administradores han tenido que hacer frente con su propio patrimonio.

 Todavía está muy extendido el error de que estas reclamaciones sólo pueden presentarse frente a los Directivos de grandes Sociedades Anónimas, pero son muchos los ejemplos en los que Administradores de Sociedades Limitadas, Cooperativas, Mutuas, Entidades sin ánimo de lucro, Asociaciones,… se han vistos afectados por reclamaciones derivadas de errores o faltas en su gestión.

  ¿Qué es lo que cubre un seguro de Administradores y Directivos?

 Los gastos de defensa y, en su caso, indemnización a consecuencia de reclamaciones presentadas contra los Administradores y Altos Cargos por los perjuicios económicos causados a la Sociedad, accionistas o cualquier tercero perjudicado, derivada de actuaciones incorrectas cometidas en el ejercicio de sus funciones como Gestores y Administradores de la Sociedad.

Hemos seleccionado una póliza de seguro que le garantiza la cobertura necesaria para hacer frente a cualquier reclamación, adelantándoles los gastos de defensa en los que pueda incurrir, así como procediendo a la constitución de las fianzas impuestas por jueces y tribunales

Causas de reclamación más habituales.

· Volatilidad en la cotización de las acciones.

· Delicada situación financiera de la empresa o de sus filiales.

· Procesos de Fusión y Adquisición.

· Reajustes de estados financieros, como consecuencia de ingresos o ganancias

incrementadas artificialmente.

· Irregularidades contables.

· Rupturas de prácticas de mercado.

· Reclamaciones de empleados por violación de las prácticas de empleo.

Ejemplos de casos reales de reclamaciones.

Acusación de apropiación indebida.

· Querella interpuesta por una compañía mercantil contra un directivo de la sociedad

asegurada por crear, junto con otras personas una sociedad y utilizar información del

querellante para el desarrollo y evolución de la sociedad creada, con el consiguiente

perjuicio que repesenta para el querellante, tanto en el mercado como para la evolución de

su negocio.

Asignados gastos de defensa por 30.000€ e impuestas fianzas por valor de 275.000€

Adquisición de empresas.

· Reclamación presentada por el adquiriente de una sociedad filial contra sus antiguos

gestores por ocultar deudas existentes en el momento de la compra.

Solicitan 2.000.000€

Reclamaciones contra antiguos directivos.

· Reclamación de una empresa contra antiguos directivos por maniobrar en beneficio

propio, obteniendo ingresos en perjuicio de la propia sociedad.

Reclamación de 400.000€

· Reclamación del consejo de administración contra su gerente (ya destituido), tras

constatar graves irregularidades en su gestión, como la inversión en Bolsa de la liquidez de

la compañía y reparto de subvenciones injustificadas entre los vendedores.

Uso de información privilegiada.

· Un ex consejero de una empresa privada ha sido condenado a pagar 1,5 millones de

euros por la utilización de información privilegiada de su empresa en el caso de una OPA.

Reclamación personal.

· Un Directivo firmó y entregó un cheque de la compañía a un acreedor cuando la misma

ya estaba en quiebra. El cheque fue devuelto y el directivo fue condenado como

personalmente responsable del pago.

De acreedores.

· Unos administradores fueron condenados en relación con un contrato de suministro. Si

bien en este supuesto la entidad no se encontraba en situación de insolvencia, era evidente

que su situación no le permitía hacer frente al pago de los suministros.

· Un banco demandó a los directivos de una compañía por no comunicar información

relevante cuando entraron en un acuerdo de financiación por valor de 13.600.000€ con el

banco. Los movimientos de tesorería proyectados por la filial mostraban que el préstamo

era insostenible. El banco acusó a los directivos de proporcionar información engañosa.

De competidores.

· Un antiguo directivo de una compañía fue demandado por presunta divulgación de

secretos comerciales que obtuvo de la compañía.

· Una compañía ha demandado a los directivos de una de sus competidoras por la

presunta realización de prácticas de competencia desleal.

De contratistas.

· Los directivos de una compañía de construcción fueron exitosamente demandados por la

pérdidas incurridas por un arquitecto que confió en las repetidas garantías de uno de los

directivos sobre que el compromiso de realización del contrato había sido aceptado por la

empresa.

De empleados.

· Se interpuso demanda contra un directivo por incumplimiento del deber de

confidencialidad por haber divulgado los expediente médicos del empleado.

· Una trabajadora, demandó ante el Juzgado de lo Social a la empresa que la empleaba y a

un alto directivo de la misma que la solicitó sexualmente. El Juzgado de lo social,

partiendo de la existencia de una lesión a la intimidad personal de la trabajadora, condenó

a la compañía a indemnizar a la trabajadora con 9.000 €, pero absolvió al alto directivo.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia consideró que el acoso sexual vulneraba los

derechos fundamentales contemplados en la Constitución y entendió que puede ser

demandado no sólo la compañía sino también cualquier persona física que tenga

vinculación con aquella y cuya conducta en la empresa determine la vulneración de los

derechos fundamentales. Así, condenó al directivo conjunta y solidariamente con la

empresa.

· Tras haber ordenado el despido de una empleada embarazada, un directivo resultó

demandado. La reclamante alegaba discriminación por razón de sexo.

· Demanda interpuesta por una empleada contra la sociedad y un director alegando

derecho a la integridad física y moral, provocándole ansiedad, pérdida de autoestima,

úlcera gastrointestinal y depresión. Fue despedida disciplinariamente al no firmar un

acuerdo de disminución de categoría y contrato. Pide una indemnización de 300.000 €.

Asignados gastos de defensa por 30.000 €.

De órganos reguladores.

· Un directivo está siendo procesado en Europa por reclamar un subsidio a la exportación

en relación con partidas de carne que presuntamente estaban siendo exportadas a

Sudáfrica. La carne estaba siendo exportada a otro país, para el que no había ningún

subsidio disponible.

· Unos directivos fueron demandados como consecuencia de no identificar correctamente

la compañía y sus facturas, por incumplimiento del equivalente de la Ley de Sociedades

Anónimas.

· El personal del bar de una compañía estaba presuntamente siendo pagado sin practicar

las oportunas retenciones (al parecer sin el conocimiento de los directivos). Hacienda está

considerando entablar procedimientos contra los directivos.

· Un empleado de una pequeña compañía en la industria de plásticos falleció al caer en

una maquina destructura de plástico. Se interpuso una demanda que involucra a dos

directivos. En una lectura inicial, esto puede parecer un obvio guión de reclamación de

Responsabilidad Civil contra la compañía por la viuda del trabajador o su familia por su

pérdida de ingresos. Sin embargo, era mucho más que eso. Un inspector de Salud y

Seguridad en el Trabajo había estado en la fábrica sólo una semana antes y había

precintado y prohibido el uso de la máquina. Los directivos aseguraron que los

trabajadores no usaban la máquina. Después de investigar el accidente, la autoridad de

Salud y Seguridad concluyó que los directivos debían ser personalmente demandados por

no proporcionar al empleado un lugar seguro de trabajo.

Del liquidador del concurso.

. Dos directivos de una compañía que entró en liquidación, con un déficit total de

346.000 €, fueron considerados conjuntamente responsables de 120.000 € por daños y

perjuicios (más intereses y gastos) provenientes de negocios celebrados mientras que la

compañía era insolvente.

· Un acreedor inició procedimiento de quiebra contra una sociedad anónima. Los

acreedores, como condición para alcanzar un acuerdo en el procedimiento concursal,

exigieron que la sociedad presentara una demanda contra los antiguos administradores de

la sociedad por no haber adoptado las medidas económicas y jurídicas necesarias que

hubieran evitado la quiebra. Los daños reclamados excedían en 9.000.000 €.

De terceros.

· Dos directivos firmaron un acuerdo de confidencialidad para poder recibir documentos

de una compañía que potencialmente era el blanco de una oferta por un tercero. Los

papeles fueron hechos públicos y la compañía objeto de la posible oferta está dando a

entender que el precio de venta se ha visto afectado.

· Una compañía que había sido objeto de una oferta pública de compra tuvo un

decepcionante primer ejercicio económico. El precio de compra de la compañía contenía

una cláusula de ajuste de precio. Sin embargo, por un descuido al hacer el borrador, el

contrato decía que el precio no se podría ajustar. El consejo de administración demandó a

los abogados que habían redactado el contrato. Los abogados respondieron mediante

demanda contra los dos directivos que habían firmado el contrato.

De compradores.

· Un fabricante de ropa reclamó 18.200.000 € por daños y perjuicios contra cinco

anteriores directivos de una compañía que adquirieron en 1987, alegando que facilitaron

información engañosa en cuanto al valor de esa compañía.

· Una compañía inició un proceso contra dos de los directivos de una compañía que

adquirieron. Se alegó que dichos directivos habían realizado declaraciones negligentes

frente a los compradores. Como resultado, se han declarado cuantiosos daños.

· La Compañía A invirtió en la Compañía B, contando con una declaración de capital

circulante que la Compañía B hizo a sus accionistas. La Compañía B entró posteriormente

en liquidación y las acciones que valían 280.000 € perdieron todo su valor. La Compañía

A afirma que la citada declaración era engañosa y ha formulado una demanda contra los

directivos de la Compañía B.

· Directivos de una compañía hicieron declaraciones financieras para relacionarse con

posibles compradores para su compañía, conscientes de y pretendiendo que los

compradores contasen con ellas, como lo hicieron. El tribunal sostuvo que si se probase

que las declaraciones fueron negligentes, los directivos serían responsables por incumplir

su deber. La negligencia nunca se estableció pero los significativos gastos de defensa

fueron pagados en nombre de los directivos.

De los accionistas.

· Los socios de una Sociedad de Responsabilidad Limitada entablaron acción social de

responsabilidad contra su administrador único por la compra de ladrillos y componentes

telefónicos por un importe muy superior al de mercado. El Tribunal entendió que la

compra de los ladrillos por un precio superior al de mercado por parte del administrador

no puede calificarse de diligente y que, por tanto, el administrador debe responder ante la

sociedad en los términos del Artículo 133 de la Ley de Sociedades Anóminas, aplicable

por remisión de la Ley de Sociedades Limitadas en cuanto a la responsabilidad de

administradores. El administrador fue condemando a resarcir a la sociedad por el importe

de la cantidad pagada de más.

· Los accionistas de una sociedad mercantil interpusieron una demanda por mala gestión

contra los directivos de la misma, ya que ésta había sufrido pérdidas excepcionales. Los

directivos fueron capaces de defenderse con éxito per se incurrió en considerables gastos

legales.

· Algunos accionistas reclamaron por las pérdidas en que incurrieron debido a la

prematura venta de las acciones siguiendo las presuntamente engañosas indicaciones de

los directivos.

· Seis accionistas reclamaron por una declaración inexacta de los directivos de una

compañía respecto al estado de los asuntos de una filial y el apoyo que la compañía habría

recibido de su banco. Como resultado, los accionistas exigieron que sus acciones

preferentes no pudiesen ser rescatadas.

· Una compañía incumplió sus estatutos sociales por el reparto de dividendos fuera de sus

beneficios de capital, dando lugar a posibles reclamaciones de los accionistas.

CONSULTANOS

SIN COMPROMISO

Si desea más información, complete este formulario. Nos pondremos en contacto con usted a la brevedad posible.

Seleccione los archivos que desee adjuntar
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB

    GRUPO JOCILES

    Av. del Valle, 19 / 10600 Plasencia ( Cáceres )

    Telf. 927 41 15 40 / e-mail. director@jociles.com

    TRABAJAMOS CON MÁS DE 20 ASEGURADORAS

      

     
     
     
     

    Las cookies de tipo “Propias” son utilizadas sólo por el propietario de esta web y las cookies “De terceros” son utilizadas, también, por el prestador del servicio que está detallado en el cuadro anterior. Ver Politica